Todo sobre tu WiFi

Hoy en día la WiFi es uno de los medios preferidos para acceder a Internet a nivel mundial. Esto no es ninguna sorpresa, ya que la conexión inalámbrica se establece rápido y permite tasas de transmisión de datos elevadas. Además, prácticamente todos los terminales están equipados o bien con un módulo WiFi o pueden adaptarse con un cliente WiFi USB.

Sin embargo, esto no siempre ha sido así: cuando comenzó la tecnología DSL y antes de que las conexiones WiFi se presentaran como alternativa de lujo, la conexión a Internet se establecía a través del cable LAN. Existen, además, varios tipos de WiFi: esta tecnología no para de evolucionar y varios estándares son prueba de este progreso. Este artículo se ocupa de cada uno de los estándares y de otra serie de datos interesantes sobre el tema WiFi.

¿Qué es la red WiFi?

Se trata de la red de área local inalámbrica. Con ayuda de esta tecnología, terminales como tablets, ordenadores o smarphones pueden establecer una conexión con una red inalámbrica sin necesidad de utilizar cables. Para que exista la red inalámbrica es necesario instalar un router con función WiFi (como el FRITZ!Box 7590). El router está conectado al cable DSL receptor o a la señal LTE (4G) y la envía a aquellos dispositivos que se encuentran dentro de su alcance.

Por lo demás, la conexión inalámbrica funciona como una red conectada mediante cables: los dispositivos WiFi se inician e intercambian datos con el router. Las ventajas están al alcance de la mano: el usuario no solo prescinde de los engorrosos cables, sino que puede moverse con sus dispositivos móviles hasta donde llega el alcance de la red sin perder la conexión. Además, los dispositivos establecen la conexión con la red WiFi de forma automática cuando vuelven a estar dentro del alcance de la misma. El cifrado WPA2 se encarga de garantizar la seguridad de las conexiones WiFi en los modelos FRITZ!Box: todas las redes WiFi están cifradas con una clave de red de fábrica.

¿Cuáles son las ventajas de la WiFi dual?

Puesto que la WiFi es una red inalámbrica, las señales inalámbricas deben transferirse en una red o rango de frecuencia determinado. El estándar más antiguo es la red de 2,4 GHz. Esto significa que todos los dispositivos WiFi de la red doméstica se conectan en esta frecuencia, lo que conlleva a que existan interferencias entre los dispositivos cuando hay una gran cantidad de hardware conectado. Además de la banda de 2,4 GHz, la red WiFi también puede utilizar la frecuencia de 5 GHz, que tiene muchas menos interferencias.

Con la introducción del estándar WiFi AC en el año 2013 se le dio por primera vez un nuevo uso a las redes WiFi de 5 GHz, siempre que existiese el correspondiente cliente. WiFi dual significa que el FRITZ!Box puede dar cobertura simultánea a los dispositivos conectados en ambos canales. Cuando la tecnología del router WiFi decide por sí misma qué frecuencia es la mejor para cada dispositivo y cambia de banda en consecuencia, estamos hablando de band steering.

¿Cuántos estándares hay?

El estándar WiFi AC se ha definido como el representante más moderno. Sin embargo, tiene algunos predecesores que también aportaron novedades. A continuación presentamos una lista con los estándares WiFi más importantes:

IEEE 802.11: Se trata del estándar que sirve de base en la comunicación de las redes inalámbricas. El primer estandar WiFi del año 1997 permitió transferir datos a 1 Mbps. Las letras "IEEE" hacen referencia al desarrollador del estándar, el Instituto de Ingeniería Eléctrica y Electrónica (Institute of Electrical and Electronics Engineers). Los siguientes estándares son desarrollos posteriores del IEEE 802.11.
IEEE 802.11b: El primer estándar desarrollado en la primera etapa del cambio de siglo se identificó con la letra b. En teoría, con el WiFi b se pueden transferir hasta 11 Mbps en la banda de 2,4 GHz.
IEEE 802.11g: El WiFi g es el sucesor del WiFi b y también utiliza la banda de 2,4 GHz. La velocidad máxima de transmisión se incrementó hasta los 54 Mbps y empezó a estar disponible a partir de 2003.
IEEE 802.11n: En septiembre de 2009 se ratificó el estándar siguiente, el WiFi N. El WiFi N puede comunicarse con los dispositivos que utilicen tanto la frecuencia de 2,4 GHz como con aquellos que estén conectados en la red de 5 GHz y transferir datos que alcancen los 600 Mbps.
IEEE 802.11ac: El WiFi AC se estandarizó a finales de 2013 y en 2017 sigue siendo la versión más moderna y veloz de WiFi que existe. El WiFi AC solo se ha estandarizado para la banda de 5 GHz. La novedad es la velocidad actual, que alcanza los 1733 Gbps en una configuración de dispositivo con cuatro antenas. En nuestro apartado de Consejos útiles se puede encontrar más información sobre el WiFi AC.

Por supuesto, no se ha llegado al final del desarrollo: uno de los estándares WiFi que está por llegar llevará por nombre WiFi AX y traerá consigo una nueva dimensión de la velocidad. Además, estos estándares WiFi son compatibles con versiones anteriores, lo que facilita la comunicación de los distintos dispositivos en la red doméstica.